Costes o Costos Directos o Indirectos. Controversias y sentido común

By Dani Granero
In Costes
Ago 30th, 2019
0 Comments
105 Views

Costes o Costos Directos o Indirectos. Controversias y sentido común

Después de tantos años poniendo en marcha modelos y herramientas de cálculo, control y análisis de costes, investigando y estudiándolo todo sobre esta área específica de la empresa todavía te encuentras con controversias respecto a qué es un coste o costo directo o un coste o costo indirecto.

Utilizo los términos costes (término usado en España, costo tiene otra terminología que nada tiene que ver con la empresa) y costos (término habitualmente utilizado en Latinoamérica que nada tiene que ver con lo que se fuma en España)

En mi opinión un Coste Directo no necesariamente está asociado a un producto, sino a un objeto de coste.

Un objeto de coste puede ser un producto, un proyecto, un servicio, pero también puede ser una máquina, un centro de costes o costos, un pedido de venta.

Siempre se considera que el coste directo está asociado al producto, ya que se supone que es el objetivo final de la contabilidad de costes. Calcular el coste de un producto es algo básico para cualquier empresa.

Pero también puede haber otros tipos de análisis y objetivos de cálculos de costes además de los productos.

En el caso de los costes o costos directos de los productos, el más claro de todos es la materia prima o los materiales utilizados en el proceso de fabricación. Ya que es fácilmente identificable el consumo y el coste de la materia prima o material utilizado a la hora de elaborar un producto.

Con la “Mano de Obra” o “Personal” hay más controversia, según la AECA (Asociación Española Contabilidad y Administración Empresas) y también en mi opinión es aquella que se puede asociar directamente con facilidad al producto, y no hay mejor forma de asociar el coste de un empleado que a través del tiempo que ha dedicado a la manipulación, transformación o montaje del producto de forma directa.

Independientemente de los distintos productos en los que haya empleado su tiempo. Por esa razón se utiliza el criterio de asignación “Horas-Hombre” un término anticuado (por lo visto las mujeres no trabajaban en las fábricas o talleres cuando se definió este término) personalmente suelo utilizar el término “Horas Personal Directo”.

En algunos manuales y páginas he leído que el coste o costo de la Mano de Obra Directa solo se puede imputar si se fabrica un único producto. ¿significa esto que para considerar el coste o costo del personal como directo una persona solo puede dedicar el 100% de su tiempo a un único producto?

 

 

Hoy en día es muy raro la empresa que solo fabrique un único producto o realice un único proyecto o servicio. Siempre he considerado que en el cálculo de costes hay que aplicar el sentido común y no dar demasiadas vueltas a teorías o conceptos.

Hay empresas que no registran tiempos de trabajo de sus empleados en las fabricaciones, ¿cómo sabemos quién ha trabajado en qué producto? ¿Cómo podemos imputar su coste por hora al producto elaborado?

En este caso a pesar de que el personal trabaja directamente sobre el producto no podemos asociarlo ni directa ni fácilmente sobre el mismo, por lo que ya no se debería considerar coste directo sino coste indirecto.

 

Los costes de las máquinas no se pueden asociar directamente al producto, pero algunos de ellos si que se pueden asociar directamente a las máquinas.

Hoy en día la mayoría de las fábricas utiliza máquinas para elaborar sus productos por lo que el coste de los empleados se puede asociar directamente a la máquina y no al producto.

Por ejemplo podemos saber si la empresa dispone de la información que los empleados han dedicado un número determinado de tiempo a una máquina. O por ejemplo se puede saber la energía (electricidad, agua, gas…) consumida por una máquina en un determinado periodo de tiempo, por lo que el coste sería directo a la máquina, pero indirecto al producto.

Si una máquina tiene reparaciones o mantenimiento y es fácilmente identificable también se puede considerar un coste o costo directo a la máquina, pero indirecto al producto.

Como no se pueden asociar directamente los costes de las máquinas al producto se suele utilizar el criterio de asignación o reparto “Horas-Máquina” sabiendo que para fabricar un producto se necesita una unidad de tiempo de esa máquina.

 

 

Hay empresas que además de tener la necesidad de calcular el coste del producto también les interesa saber el rendimiento económico de una máquina o la rentabilidad que aporta a la empresa.

En el siguiente vídeo se muestra cómo una empresa de explotación agrícola lo que le interesa saber es el rendimiento de cada parcela, en este caso los costes directos no se asocian al producto sino a la parcela.

No se mide el tiempo que un empleado dedica a recoger un kilo de fruta, sino el tiempo que el empleado ha dedicado al trabajo en la parcela.

Lo mismo ocurre con los materiales, no se asocian directamente al consumo por kilo de fruta obtenido, sino al consumo directo en cada parcela (abonos, pesticidas…)

 


Lo mismo pasa con los pedidos de venta. Hay costes que no se pueden asociar directamente al producto pero si directamente al pedido de venta, e indirectamente se puede asociar con cada línea de pedido y a los productos vendidos en cada línea, ya que no somos capaces de asociarlos directa y fácilmente a los mismos.

Por ejemplo si un comercial tiene una comisión sobre un pedido, los importes por pedido normalmente varían ya que la comisión se suele calcular como porcentaje sobre el importe total, el coste de la comisión se puede asociar directamente al pedido pero indirectamente a las líneas de los pedidos y en consecuencia indirectamente al producto.

Por lo que a la hora de trasladar la comisión a la línea de pedido o al producto se realizará a través de un criterio de asignación o de reparto.


En cualquier sistema de cálculo, control y análisis de costes hay que tener en cuenta la actividad de la empresa, cómo trabaja, qué información dispone, y lo más importante aplicar el sentido común.

También hay que tener una visión de todo el sistema en su conjunto y tener muy claro cual es el objetivo del modelo de cálculo.

 

La teoría parece fácil, la aplicación práctica no lo es, muchas empresas no saben cómo proceder o se atascan a la hora de elaborar un modelo de cálculo, control y análisis de costes.

Si es tu caso y necesitas ayuda. Ponte en contacto conmigo.

 

Más información sobre Cálculo, Control y Análisis de Costes y Rentabilidades

 

Para más información puedes contactar conmigo a través de las siguientes vías:

Dani Granero

Correo: dani@cashtrainers.com

Tlfn / Whatsapp: 652 42 60 70

Skype: cashtrainers

 

¿Por qué tantas empresas que confían en mis servicios?

Visita todos los vídeos publicados en mi Canal de YouTube 

Publicado por: Dani Granero

Datos contacto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies