¿Qué Tipos de Costes hay para llevar tu propia CONTABILIDAD DE COSTES?

¿Qué Tipos de Costes hay para llevar tu propia CONTABILIDAD DE COSTES?

Los costes de una empresa se pueden organizar y clasificar en función de diversos métodos.

 

 

1) Tipos de Costes según su naturaleza.

Materias primas, otros aprovisionamientos, costes de personal, servicios exteriores, amortizaciones, costes financieros, provisiones….

2) Tipos de Costes en función del objeto de coste al que se pueden asignar de forma objetiva.

Un objeto de coste puede ser un producto, un servicio, una máquina…

COSTES DIRECTOS

Los Costes Directos son aquellos costes que se pueden repartir objetivamente entre los distintos objetos de costes (ya sea un producto, un centro de costes, una máquina, un cliente…) debido a que se sabe con total certeza en qué medida cada uno de ellos es responsable de haber incurrido en este coste.

Por ejemplo, si una empresa fabrica bebidas energéticas y snacks, el coste de las botellas es un coste directo de la bebida energética, así como su contenido.

Si esta empresa dispusiese una máquina dedicada únicamente a realizar el empaquetado de snacks, el coste de esta máquina (amortización, consumo eléctrico, reparaciones, mantenimiento) sería un coste directo asignable a los snacks, aunque no se podría imputar tan directamente como en el caso de la botella con la bebida energética, habría que utilizar un inductor de coste como por ejemplo las horas máquina que se utilizan para empaquetar una unidad de producto.

COSTES INDIRECTOS

Los Costes Indirectos son aquellos costes no se pueden asignar objetivamente entre los distintos objetos de coste, debido a que se desconoce en qué medida cada uno de ellos es responsable del mismo. Para poder distribuirlo habrá que establecer previamente algún criterio de reparto, más o menos lógico.

Por ejemplo una persona que trabaja limpiando manualmente las botellas de las bebidas energéticas su coste por hora es directamente imputable al producto, siempre y cuando podamos saber el tiempo que ha dedicado a realizar este trabajo.

Sin embargo si otra persona tiene un trabajo de puesta en marcha y supervisión de las máquinas que realizan el proceso de transformación de una materia prima a snacks, su coste hora se podría imputar directamente a los objetos de coste “máquinas” siempre que se conozca el tiempo que dedica a cada una de ellas. Por lo tanto el coste de esta persona sería directo a las máquinas pero indirecto al producto final, en este caso los snacks.

Este caso sería un claro ejemplo de lo que se denomina Costes Indirectos de Producción.

Lo mismo ocurre por ejemplo con el consumo eléctrico, este consumo se puede asignar directamente a máquinas, frigoríficos, iluminación de la nave y las oficinas… por lo que obviamente no se puede asignar directamente al producto. Por lo que para poder repartir este elemento de coste a los productos, primero habría que analizar si se puede asignar directamente a los distintos centros de costes, y posteriormente distribuirlos a los productos en función del inductor de coste correspondiente, que en el caso de las máquinas suele ser el coste por hora.

Otro caso puede ser el alquiler de la nave industrial, tampoco puede asignar directamente a los productos ya que no hay un criterio lógico que indique cuántos m2 consume un producto de la nave.

Sin embargo sí que se podría determinar la cantidad de m2 que ocupa cada máquina, por lo que estas recibirían parte del coste del alquiler de la nave y posteriormente lo repercutirían a los productos a través del inductor de coste horas máquina.

 

 

En un artículo he leído lo siguiente “si la empresa utilizara distintas naves para fabricar cada producto, el alquiler de cada una de ellas sería en este caso un coste directo (se asignaría al producto que en ella se fabrique)”

Esto no tiene sentido ya que no hay un criterio de reparto lógico que permita asignar el coste de la nave a los productos. La nave no genera la transformación de los productos, la nave aloja a máquinas, persona, almacenes… es decir aquellos objetos de coste necesarios para la transformación del producto. Por lo que sería más lógico repartir el coste de la nave entre los distintos objetos de coste, por ejemplo utilizando el inductor de coste M2 que ocupa cada centro de coste y estos ya repartirían los costes acumulados a los productos con el criterio correspondiente.

De todas formas, tal como he comentado en el apartado de CONTABILIDAD DE COSTES, cada empresa establece los criterios de reparos lógicos que considere oportunos. Lo importante es que los criterios sean lógicos, es decir que tengan relación con el tipo de coste a asignar, repartir o distribuir.

 

La empresa puede determinar diferentes criterios de reparto de costes indirectos a los distintos objetos de costes:

Por ejemplo, el coste del alquiler de la nave se puede respartir en función de la superficie ocupada; el coste de electricidad en función del consumo Kws/hora de cada máquina; el coste de los comerciales función de la cifra de negocio de cada producto o por clientes…

 

Los costes serán directos o indirectos dependiendo del tipo de objeto de coste a asignar, del tipo de actividad que realice o de cómo está organizada. Puede ocurrir que para una empresa un coste directo sea indirecto y para otra sea lo contrario.

 

Es importante tener en cuenta que el que un coste sea directo o indirecto puede depender de los sistemas de medición y control que tenga la empresa:

En un ejemplo anterior he comentado que el coste de la persona que limpia manualmente botellas es directamente imputable al producto si se controla el tiempo que dedica a realizar este trabajo por unidad de producto.

Si no tuviésemos esta medición ¿Cómo podemos imputar directamente su coste al producto? Si no supiésemos lo que tarda en realizar el trabajo por unidad de producto, tal vez habría que utilizar otro criterio de reparto como pueda ser dividir el coste del empleado por el total de unidades obtenidas.

¿Pero que ocurriría si además de realizar el trabajo de limpieza parte de su tiempo o dedicase a otras tareas como pueda ser la supervisión de máquinas? Entonces habría que determinar qué parte de su costes es directamente imputable a los productos y qué parte habría que asignarlo a los centros de costes de las máquinas.

 

También he leído en un artículo lo siguiente “Sin embargo, si cada línea de producción dispusiese de un contador de consumo eléctrico se podría saber con exactitud que parte de este gasto corresponde a la fabricación de refrescos y que parte a la de galletas, en cuyo pasaría a ser un coste directo”

En este caso el consumo sería un coste directo a la máquina, pero no al producto. Por esto hay que determinar correctamente los objetos de coste que tiene una empresa.

 

Todos los que diseñamos y trabajamos con sistemas de cálculo de costes nos encontramos con el gran dilema de determinar correctamente si un coste es directo o indirecto a determinados objetos de costes.

 

Cálculo Costes Fabricación Directos e Indirectos Modelo Controller

 

3) Tipos de Costes en función de la variabilidad del coste según la actividad de la empresa.

COSTES FIJOS

Los Costes Fijos son aquellos que no varían con el nivel de actividad de la empresa.

Un claro ejemplo es el que estamos viviendo a través de la pandemia del covid, hay negocios que han tenido que cerrar por tema de confinamiento general. Los costes que siguen incurriendo estos negocios son fijos, alquiler del local, seguros, impuestos, amortizaciones, gastos financieros….

Todos aquellos costes que se han podido desprender o han podido evitar debido al cierre o paralización de su actividad son variables.

COSTES VARIABLES

Los Costes Variables son aquellos costes estrechamente vinculados con el nivel de la actividad.

Cuando los negocios que han cerrado o han paralizado su actividad por culpa del covid, vuelvan otra vez a la actividad, los costes que se recuperen derivados de la vuelta a la normalidad son los considerados variables. Personal (puede ser semivariable), consumo eléctrico (este semivariable), materiales o materias primas…

 

Hay costes que tienen una naturaleza mixta: pueden ser semifijos o semivariables.

 

COSTES SEMIFIJOS

Los Costes Semifijos son aquellos que se comportan de forma escalonada. En principio se comporta como un coste fijo hasta que la actividad alcanza un determinado nivel, momento en el que se produce un incremento brusco del mismo. A partir de ahí se vuelve a comportar como un coste fijo hasta que nuevamente la actividad alcanza otro nivel determinado.

Aquel coste que se comporta como un fijo hasta que la actividad alcanza un cierto nivel, momento en el que la actividad aumenta drásticamente. A partir de ahí, se vuelve nuevamente a ser un coste fijo hasta que la actividad alcanza otro nivel determinado nuevamente.

 

Por ejemplo, una empresa dispone de un solo camión para la distribución de su producción. El coste de este camión (su amortización) se comporta como un coste fijo.

Sin embargo, si esta empresa crece, llegará un momento en el que un solo camión no le resulte suficiente por lo tendrá que adquirir otro camión. En este momento el coste de amortización se duplicará.

 

COSTES SEMIVARIABLES

Los Costes Semivariables son aquellos que tienen una parte fija y otra variable.

Por ejemplo, la factura de la electricidad tiene una parte fija y otra variable en función del consumo.

Si un camión está parado, tiene unos costes fijos como amortizaciones, mantenimiento… si el camión está en funcionamiento tendrá adicionalmente costes variables como el combustible consumido y las horas del empleado que lo conduce.

 

4) Tipos de Costes dependiendo de si han ocurrido o todavía están pendientes de generarse.

COSTES PREVISTOS O PRESUPUESTADOS (COSTES ESTÁNDAR)

Los Costes Previstos o Presupuestados son aquellos costes que la empresa todavía no ha incurrido por lo que dependerán de la decisión que tome la empresa.

 

COSTES REALES O ACTUALES

Los Costes Reales o Actuales son aquellos costes que ya se han generado y no podemos hacer nada por evitarlo.

Por ejemplo, una empresa analiza la posibilidad de lanzar una nueva línea de productos y para ello encarga un estudio de mercado. Una vez que se dispone del informe, la dirección tendrá que tomar la decisión sobre si continuar con el proyecto o no. Si decide continuar con el proyecto, tendrá que alquilar una nueva nave industrial para lanzar la nueva línea de productos.


El alquiler de la nave es un coste previsto o presupuestado: todavía no ha ocurrido, su incorporación dependerá de la decisión que tome la empresa.

Sin embargo, el coste del estudio de mercado es un coste real o actual, ya se ha generado y no se puede hacer nada por evitarlo.

 

¿Qué diferencias hay entre sistema de cálculo de Costes Presupuestados o Previstos y Costes Reales?

 

Pulsa aquí si quieres saber ¿Qué es la Contabilidad de Costes y Qué ventajas aporta a la empresa?

Ver aquí EJEMPLOS REALES sobre Sistemas de CÁLCULO DE COSTES

Cálculo y Control de Costes

⭐ ¿De verdad tu empresa no necesita un SISTEMA DE CÁLCULO Y CONTROL DE COSTES?

⭐ Las mayoría de empresas competitivas funcionan con un SISTEMA DE CONTROL PRESUPUESTARIO ¿Te apuntas al cambio?

⭐ ¿Seguro que no necesitas saber las PREVISIONES DE TESORERÍA de los próximos meses?

⭐ Mejora el CONTROL, la PLANIFICACIÓN, el ANÁLISIS, y los RESULTADOS de tu empresa con métodos CONTROLLER

Más información sobre Cálculo, Control y Análisis de Costes y Rentabilidades

 

Visita todos los vídeos publicados en mi Canal de YouTube 

Formas de Contacto

 

Deja un comentario